Pilates, Formación.

¿Eres profesor de Pilates? Esta entrada es para tí

La importancia de una buena formación

Esta entrada es para aquellos que entienden que la evolución como profesional conlleva mucho trabajo, mucho estudio, mucha práctica y no parar nunca de ser estudiante. Sobre todo si no tienes esos conocimientos previos.

No es nada nuevo que el conocimiento es la base de nuestro éxito profesional, junto a otros factores como pueden ser la competencia comunicativa, la empatía etc. Cualidades que se pueden y se deben entrenar.

En esta entrada no vamos a entrar en si debería de existir una formación homolagada, en si te debes de formar o no con una escuela reconocida por alguna asociación de prestigio. Esta entrada pretende crear en el lector la llamada al enriquecimiento, a la evolución, al progreso profesional.

Cuando asistes a algún congreso la gente quiere saber con qué escuela de prestigio se han formado los asistentes que hay a su alrededor, pero no les importa no saber qué es una contracción excéntrica ni los beneficios o riesgos que esta contracción conlleva; y ese tipo de conocimientos son lo único  que le podría proporcionar el éxito real con sus alumnos.

Si comenzaste en la enseñanza de la Técnica de Pilates sin la base adecuada, antepón el conocimiento al márketing.

Cuando voy a alguno de estos congresos y alguno de mis colegas (técnicos de TAFAD, Maestros de Educación Física o graduados en CAFD, etc.) reciben esa pregunta, sin ser valorados por todos los años de formación y conocimiento, sino por la escuela en la que hicieron una formación de unos fines de semana, siento que estamos perdiendo el sentido.

Cuando comenzamos nuestra formación en el mundo del Pilates somos muchos los que nos encontramos perdidos, porque ahora conocemos un repertorio de ejercicios, pero no sabemos ni en qué casos utilizar cada ejercicio, ni cómo modificarlo para cada alumno de manera personalizada. De  este modo tomamos una de estas dos vías: nos hacemos osados, porque ya se sabe que la ignorancia es muy atrevida, o nos bloqueamos y dudamos sobre la formación recibida. Pero ¿qué escuela puede formar un profesional desde el desconocimiento absoluto en 3 ó 5 fines de semana?, y a su vez, ¿qué persona desde el desconocimiento absoluto decide formarse en esta Técnica con una formación anual de 450horas?, que es el número de horas que requeriría comenzar a entender “algo”.

Entender, por ejemplo, la diferencia entre rigidez y estabilidad, porque el hecho de mover la pelvis durante el movimiento de tus piernas no significa inestabilidad; porque el hecho de que tus escápulas se muevan durante el movimiento de tus brazos indica que tienes ritmo escápulo-torácico (y menos mal que lo tienes!).

Entender, por ejemplo,  que en algunos casos lo importante es mover, pero en otros por supuesto NO. Nunca verás a un entendido en la materia diciendo “muévete y ya está”. No lo verás porque esa persona tiene conocimientos sobre control neuromotor y sabe que mover por mover no es la solución a nada. Al igual que no sería saludable no permitir el movimiento en pos de la perfección analítica.

Es comprensible que se tengan dudas ante la amplia oferta formativa. Si tienes dudas puedes siempre pedir el plan de formación y enseñárselo a algún colega, que te puede aconsejar sobre si le parece una formación fiable. Revisa los materiales informativos que esa escuela ofrece en su página web o redes sociales. Solicita información detallada por e-mail o por teléfono. Y por supuesto todos nos hemos equivocado alguna vez al escoger una formación, pero ese no es motivo para dejar de formarse.

Mucha gente dice haber sufrido alguna decepción tras algún curso y haber dejado de asistir a otros por este motivo; tan pronto dejas de formarte tu capacidad como profesional merma, porque este mundo en el que nos movemos está en constante evolución.  

La respuesta escéptica de “esto que antes era bueno ahora dicen que no” se la dejamos a los alumnos y nosotros somos los encargados de asesorarles y explicarles el por qué; para ello debemos de saber el por qué, claro está!

¿Te levantas cada día con el interés de ser la mejor versión de ti mismo? Yo llevo 12 años en esto y me sigo levantando con esa intención cada día y sigo aprendiendo (de los que saben más, de los que saben lo mismo y de los que saben menos)  y estudiando cada día.

Sonia Blanco. Directora de la escuela de Formación Pilates Vitae.